Neumonía

Neumonía


Read this in English

(Pneumonia)

Se puede asociar a la neumonía con el melodrama de una telenovela: hospitalizaciones prolongadas, tiendas de oxígeno y familiares susurrando congregados junto a las camas. Es cierto que la neumonía puede ser grave. Sin embargo, con mayor frecuencia, la neumonía es una infección que puede tratarse fácilmente en el hogar sin necesidad de una hospitalización.

¿Qué es la neumonía?

Vacuna contra la gripeLa neumonía es una infección de los pulmones. Cuando una persona tiene neumonía, el tejido pulmonar puede llenarse de pus y otras secreciones, que dificultan al oxígeno que hay en los sacos de aire de los pulmones llegar al torrente sanguíneo. Una persona con neumonía puede presentar dificultad para respirar tos y fiebre; ocasionalmente, se presentan también síntomas como dolor de pecho o dolor abdominal y vómitos.

Por lo general, lo que causa la neumonía son virus, como el virus de la influenza (gripe) y el adenovirus. La influenza H1N1 (gripe porcina) también puede ser una causa importante de la neumonía. Otros virus, tales como el virus sincicial respiratorio (RSV, por sus siglas en inglés), son causas frecuentes de neumonía en niños pequeños y bebés.

Las bacterias como el Streptococcus pneumoniae también pueden provocar neumonía. Las personas que tienen neumonía bacteriana generalmente se sienten peor que aquellas que tienen neumonía viral; sin embargo, se las puede tratar efectivamente con antibióticos.

ilustracion

Quizá hayas oído hablar de "neumonía doble" o "neumonía migratoria". Neumonía doble simplemente significa que la infección afecta a ambos pulmones. Es común que la neumonía afecte a ambos pulmones, por lo tanto, no te preocupes si tu médico dice que es esto lo que tienes; no significa que estás doblemente enfermo.

La neumonía migratoria se refiere a una neumonía que es tan leve que es posible que ni siquiera te enteres de que la tienes. La neumonía migratoria (también denominada neumonía atípica debido a que es distinta de la neumonía bacteriana típica) es común entre los adolescentes y a menudo está causada por un pequeño microorganismo, el Mycoplasma pneumoniae. Al igual que la neumonía bacteriana típica, la neumonía migratoria puede tratarse con antibióticos.

¿Cuáles son los signos y síntomas?

Se asocian muchos síntomas con la neumonía; algunos de ellos, como la tos o el dolor de garganta, también son comunes en otras infecciones. Las personas generalmente contraen neumonía después de haber sufrido una infección de las vías respiratorias superiores, como un resfriado.

Los síntomas de la neumonía pueden incluir:

Los síntomas pueden variar de una persona a otra, y pocas personas experimentan todos esos síntomas.

Cuando la neumonía está causada por una bacteria, la persona suele sentirse mal rápidamente y presenta fiebre alta y dificultad para respirar. Cuando está causada por un virus, los síntomas generalmente aparecen más gradualmente y pueden ser menos graves.

Los síntomas pueden ayudar al médico a identificar el tipo de neumonía. La bacteria Mycoplasma pneumoniae, por ejemplo, a menudo produce dolor de cabeza, dolor de garganta y salpullido, además de los síntomas mencionados anteriormente.

¿Puedo prevenir la neumonía?

Las vacunas establecidas que recibe la mayoría de las personas durante la infancia pueden ayudar a prevenir determinados tipos de neumonía y otras infecciones. Si tienes una enfermedad crónica, como anemia drepanocítica, es posible que hayas recibido otras vacunas y antibióticos para prevenir enfermedades, para ayudar a evitar la neumonía y otras infecciones causadas por bacterias.

Las personas con enfermedades que afectan el sistema inmunitario (como diabetes, infección por virus de inmunodeficiencia humano, VIH, o cáncer), que tienen 65 años o más, o que están en otros grupos de alto riesgo, deben recibir una vacuna neumocócica. También pueden recibir antibióticos para prevenir la neumonía que puede estar causada por organismos a los que son especialmente susceptibles. En algunos casos, pueden usarse medicamentos antivirales para prevenir la neumonía viral o para reducir sus efectos.

También se recomienda la vacuna contra la gripe, ya que la neumonía frecuentemente se produce como resultado de una complicación de la gripe. Se recomienda para todas las personas a partir de los 6 meses. Llama a tu médico para averiguar dónde puedes obtener estas vacunas.

Dado que la neumonía frecuentemente está causada por gérmenes, una forma efectiva de prevenirla es mantenerte alejado de cualquier persona que sepas que tiene neumonía u otra infección respiratoria. Al comer, no compartas vasos ni cubiertos, lávate las manos frecuentemente con agua tibia y jabonosa y evita tocar pañuelos y toallas de papel usados.

También puedes mantenerte fuerte y ayudar a evitar algunas de las enfermedades que favorecen la neumonía, comiendo de la manera más sana posible, durmiendo entre 8 y 10 horas como mínimo por la noche y no fumando.

¿Cuánto dura esta enfermedad?

El tiempo que transcurre entre la exposición y el momento en que empiezas a sentirte enfermo (denominado período de incubación) depende de muchos factores, particularmente el tipo de neumonía en cuestión.

Con la neumonía por influenza, por ejemplo, una persona puede enfermarse tan solo en 12 horas o hasta 3 días después de la exposición al virus. Sin embargo, con la neumonía migratoria, es posible que la persona no experimente síntomas hasta 2 a 3 semanas después de contraer la infección.

La mayoría de los tipos de neumonía se resuelven al cabo de una o dos semanas, aunque la tos puede durar varias semanas más. En los casos graves, la persona puede tardar más en recuperarse por completo.

¿Cuándo debo llamar al médico?

Si crees que puedes tener neumonía, informa a tus padres u otro adulto y asegúrate de visitar al médico. Presta mucha atención a tu respiración; si tienes dolor de pecho o dificultad para respirar, o si los labios o los dedos de la mano se ven azulados, debes acudir de inmediato al consultorio médico o al departamento de emergencias del hospital.

¿Cómo se trata la neumonía?

Si se sospecha que la persona tiene neumonía, el médico le realizará un examen físico y quizás solicite una radiografía de tórax y análisis de sangre. A las personas que tienen neumonía bacteriana o atípica probablemente se les indicarán antibióticos para que tomen en el hogar. El médico también les recomendará descansar mucho y beber abundante líquido.

A veces es necesario hospitalizar a algunas personas con neumonía para que se recuperen; generalmente esto sucede con los bebés, niños pequeños y personas mayores de 65 años. Sin embargo, quizá sea necesaria la atención hospitalaria para un adolescente que:

Cuando se hospitaliza a los pacientes con neumonía, el tratamiento puede incluir antibióticos intravenosos (IV) (administrados a través de una aguja insertada en la vena) y terapia respiratoria (tratamientos para respirar).

Los medicamentos antivirales aprobados para adultos y adolescentes pueden reducir la gravedad de las infecciones de la gripe si se toman en los primeros 1 a 2 días después de que hayan comenzado los síntomas. Generalmente se los receta a adolescentes que tienen enfermedades previas, como asma, o que tienen neumonía o dificultad para respirar.

Si has estado expuesto al virus de la influenza y comienzas a sentir los síntomas de la neumonía, llama al médico.

¿Qué puedo hacer para sentirme mejor?

Si tu médico te ha recetado medicamentos, asegúrate de seguir las instrucciones atentamente.

Quizá te sientas mejor en una habitación con un humidificador, que aumenta la humedad en el aire y alivia los pulmones irritados. Asegúrate de beber abundante líquido, especialmente si tienes fiebre. Si tienes fiebre y sientes malestar, consulta al médico si puedes tomar medicamentos de venta libre, como acetaminofeno o ibuprofeno, para bajar la fiebre. Pero no tomes ningún medicamento sin antes consultar al médico; un supresor de la tos, por ejemplo, puede evitar que los pulmones eliminen la mucosidad por sí solos.

Y por último, asegúrate de descansar. Será un buen momento para dormir, mirar televisión, leer y permanecer recostado. Si tratas bien a tu cuerpo, se reparará por sí solo y volverás a sentirte bien en poco tiempo.

Revisado por: Yamini Durani, MD
Fecha de la revisión: mayo de 2011



NemoursNota: Toda la información incluída en este material tiene propósitos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnóstico o tratamiento, tenga a bien consultar con su médico de cabecera.

© 1995- KidsHealth® Todos los derechos reservados. Imágenes proporcionadas por The Nemours Foundation, iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com